¡Inscríbete en nuestra newsletter y ponte al día con las últimas novedades! Suscríbete ya

Muchas familias consultan por la dificultad de relación entre los hermanos. La llegada de un nuevo miembro a la familia ha de ser preparada y, frente a la rivalidad sana, pueden surgir ciertas expresiones de sentimientos de celos que los padres es importante que aprendan a manejar y tolerar.

Preguntas frecuentes

¿Es normal que haya celos entre hermanos?

Es frecuente la consulta por las familias por el sufrimiento que conllevan los celos: los niños por sentirse en inferioridad de condiciones muchas veces y los padres por la sensación de estar todo el día intentando mantenerlos en calma.

Algo muy frecuente es que uno imagina que “darle un hermano al hijo” va a ser maravilloso, van a jugar, compartir… Lo que quizás no tenías tanto en la cabeza es que tener hermanos también produce cierta pérdida, la atención se divide, mamá y papá están más ocupados, al principio no podemos compartir… Y algo más, rivalizamos en nuestras capacidades, aptitudes, juegos… A ver quién es más y mejor. Esto que nos puede traer de cabeza, es un aprendizaje para los niños. Las relaciones con los iguales llevan cierta dosis de conflicto.

¿Y si el conflicto es demasiado elevado?

La idea de que “les encanta pelear” no tiene mucho sentido. Detrás de cada pelea hay ciertas dosis de sufrimiento, por lo que dirige la atención a ti, como madre o como padre y pregúntate qué está pasando en tu relación de pareja, en tu relación con cada uno de tus hijos, en tu estado emocional… Muchas veces los niños representan con sus rencillas aspectos de la relación familiar.

¿Puedo aprender a manejar el conflicto de otra manera? Mi hijo/a siempre piensa que estoy a favor del otro…

Existen mil maneras de manejar de forma diferente el conflicto. Lo primero de todo sería dejar que la expresión de emociones negativas se produzca… pero también es importante pasar tiempo de calidad con cada uno de ellos, saber qué hacer cuándo se están peleando, permitirles que resuelvan el conflicto de la manera más autónoma posible, no compararlos… En fin, mil y una estrategias para ayudar a tus hijos en su crecimiento y que aprendan a compartir momentos positivos.