¡Inscríbete en nuestra newsletter y ponte al día con las últimas novedades! Suscríbete ya

Cuánto se habla de “niños hiperactivos” y de qué forma… Lo que está claro es que se trata de una situación que afecta muchísimo al niño y a su familia durante su desarrollo. El tratamiento y pautas educativas para el niño y su alrededor resulta imprescindible.

Preguntas frecuentes

¿De qué estamos hablando exactamente?

Se trata de un trastorno que se suele diagnosticar sobre los siete años, aunque a veces un poco antes. Digamos que tendríamos que diferenciar varios tipos:

  1. Por un lado un DÉFICIT DE ATENCIÓN. Es decir, una dificultad para mantener la atención durante un periodo continuado según lo esperado para su edad. ¿En qué podríamos observarlo? Tiene dificultades para organizarse, para que “está en su mundo” o que no escucha, olvida fácilmente cosas y no atiende a detalles.
  2. IMPULSIVIDAD-HIPERACTIVIDAD, que sería un aumento de la actividad física en situaciones en las que no se espera que se de. La impulsividad implica que la respuesta ante determinadas situaciones es tan rápida que genera un aumento en los errores, caídas… ¿En qué podríamos observarlo? Se mueve en la silla, parece que va “como una moto”, habla mucho en situaciones en las que no se espera que lo haga, tiene dificultades para guardar el turno.
  3. En algunos niños se combina el déficit de atención con la hiperactividad.
¿Qué tipo de consecuencias puede tener para el niño?

Fijaos, ¿qué pasaría si en el periodo escolar donde se espera que en el cole atienda en clase, fije mi atención, de repente no pueda hacerlo? ¿Qué tipo de mensajes recibe un niño hiperactivo en su desarrollo? Siéntate, estate quieto, no grites, para un poco, no paras, has perdido otra cosa, eres un desastre, estás en babia… ¿Qué tipo de concepto de vosotros mismos tendríais cualquiera de vosotros si crecierais así?.

Pues bien, ahí tenéis la respuesta. Para un niño hiperactivo las consecuencias emocionales asociadas son muy importantes y ahí hay una tarea de educación para padres, familia y comunidad educativa muy importante. La autoestima y valoración de los niños es fundamental para su crecimiento y se va conformando en las primeras etapas de desarrollo.

¿En qué consiste el tratamiento?

Porque tu hijo hiperactivo es mucho más que su hiperactividad, hay que aprender a verle de nuevo. Aprender a ver otros momentos y reforzarlos positivamente. Ayudarle a su organización, eliminar las etiquetas diagnósticas y creer en él/ella.

Otras veces la familia necesitará apoyo para sobrellevarlo, para no perder los nervios, para informarse correctamente.

Por ello, sea cual sea tu necesidad o la de tu hijo/a, podemos ayudarte a manejar la situación de forma que para vosotros sea más fácil el día a día.