¡Inscríbete en nuestra newsletter y ponte al día con las últimas novedades! Suscríbete ya

En muchas ocasiones los cambios que nos trae la vida nos hacen necesitar una ayuda. Puede ser que se ha roto tu relación de pareja, que acabáis de ser padres y estáis confusos con la nueva situación, que tu pareja aporta hijos a la relación, te echaron del trabajo o comenzaste uno nuevo, tuviste un accidente. A veces, los cambios nos obligan a mejorar ciertas cosas de nosotros mismos para adaptarnos y para ser felices.

Preguntas frecuentes

¿Tu relación de pareja se ha acabado?

Muy diferente sería si hablamos de que la decisión ha sido tomada por tu parte o por tu pareja. Pero la verdad es que los momentos de separación son complicados de llevar la mayoría de las veces. No se deja de querer de un día para otro. Otras veces el riesgo es permanecer unidos a través de la pelea por siglos.

Cuando te separas hay una parte que necesitas “rehacer” de ti mismo, enfrentarte a nuevas situaciones y cuando hay hijos muchas aspectos que cuidar para su bienestar.

Así que consultar en este momento te permite tener una ayuda externa para resolver todas aquellas cuestiones que se ponen en juego y que te ayudarán a adaptarte a esta nueva etapa.

Acabo de ser madre/padre y nos cuesta adaptarnos…

La maternidad y paternidad es una experiencia claramente revolucionaria. Se establece un vínculo maravilloso y puede ser una experiencia muy positiva en la vida. Pero no todo es color de rosa… Para tener un hijo, la pareja tiene que “hacer sitio”, promover cambios, adaptaciones. Y es muy habitual que haya una acomodación a las nuevas demandas, al cuidado 24 horas, al cambio de relación con la familia de origen… y ya no digamos si tu hijo es de altas demandas. Surgen nuevas dudas, consultas, cuestiones. Desde la consulta podremos hablar sin cuestionamiento, con libertad, ofreciendo caminos, comprensión para que puedas disfrutar de tu nueva etapa lo máximo posible.

Estoy sin trabajo, me han echado y no sé por dónde empezar…

Desafortunadamente la pérdida de trabajo hoy día es un asunto a la orden del día. Os podréis preguntar, ¿por qué un psicólogo en esta situación? Fijaos, la pérdida de trabajo y la posterior búsqueda nos influye directamente en un aspecto fundamental: nuestra AUTOESTIMA. Sí, porque el hecho de no tener rutinas otra vez, sentir que te inscribes en ofertas y no te llaman, que te cuesta “llenar” tu tiempo, la relación con la pareja o amigos, puede hacerte sentir que no “vales” lo suficiente.

Sin embargo y afortunadamente, somos mucho más que nuestro trabajo. Por lo tanto, creo que es importante, mantener una actitud positiva, que permita que, la parte en la que uno puede tener influencia en la búsqueda (contactos, moverse en redes, elaborar un buen CV, formarse…) la hagas de forma estructurada y con la mejor actitud posible. Y, si lo crees conveniente, poder emprender por ti mismo aquello que siempre soñaste.

Tuve un accidente con secuelas o experiencia muy fuerte y no se me va de la cabeza…

Determinadas situaciones vitales pueden ser tan impactantes que pueden quedar inscritas en la memoria de tal forma que resultan difícil de olvidar y que reaparecen de forma involuntaria una y otra vez en el día a día. Desde sufrir un robo, hasta si tu parto fue complicado, pasando por desastres naturales, accidentes… Muchas personas sienten pesadillas, imágenes recurrentes y emociones muy intensas de ansiedad.

Además en muchas ocasiones las secuelas físicas me recuerdan todos los días lo que ocurrió y lo que me limita con respecto a la vida que llevaba antes. Es muy duro…

Te propongo un camino para ir, a tu ritmo, reasignando lo que ocurrió y afrontando tu nueva vida para que lo que te aconteció no siga tan presente en tu cabeza.