¡Inscríbete en nuestra newsletter y ponte al día con las últimas novedades! Suscríbete ya

En muchas ocasiones las relaciones con los demás pueden ser fuente de satisfacción, pero en otras puede traernos problemas y quebraderos de cabeza.

Preguntas frecuentes

¿Sientes que te cuesta relacionarte con los demás?

Es posible que sientas un miedo intenso en situaciones sociales, cuando hay mucha gente, o necesitas pedir algo, sintiendo en muchos casos que te pueden evaluar negativamente. Es frecuente que a lo mejor notes que sudas, que el corazón te va a mil o la desagradable sensación de quedarse en blanco.

A lo mejor sólo te ocurre con hombres, o sólo con mujeres… O para ti sólo es en determinados contextos. O bien, al ponerte nervioso respondes agresivamente ante los demás.

Como ves, la relación con los demás es muy variable y el malestar puede venir por muchas razones.

¿Tienes que hablar en público y te cuesta a horrores?

Muchas personas consultan porque en su trabajo se encuentran con situaciones que les requieren hablar frente a los demás en reuniones o dando charlas e intentan evitarlo a toda costa porque les cuesta muchísimo. No tiene que ver con las capacidades reales de la persona, sino con una sensación de nerviosismo o angustia que hace que sea difícil de realizar. Un tratamiento estructurado hará que poco a poco vayas confiando más en ti, adquiriendo nuevas habilidades y afrontando poco a poco situaciones que a priori podrían resultarte imposibles.

¿En qué consistiría el tratamiento?

Lo primero y siempre muy importante es escucharte y conocer por ti tus sensaciones e impresiones. Desde una relación de colaboración intentaremos, como un equipo, abordar aquellas áreas que te preocupan. Es posible que te sea difícil pedir ayuda, es totalmente comprensible.

Ten en cuenta que también te ofrezco la posibilidad de terapia online, por si te resulta más fácil. La idea es poder comprender qué pasa por tu cabeza en estos momentos, darte estrategias de cambio e ir poco a poco, a tu ritmo, proponiéndote formas para ir enfrentándote a esas situaciones que temes. Tampoco el objetivo sería “que te conviertas en otra persona”, sino que para ti esta situación no sea tan limitante y que puedas disfrutar de ciertas oportunidades en las que podrías compartir  con  otros.