¡Inscríbete en nuestra newsletter y ponte al día con las últimas novedades! Suscríbete ya

La tarea de educar es complicada donde las haya. Ojalá los hijos vinieran con un libro bajo el brazo para resolvernos las mil dudas que van surgiendo. Sin embargo, los padres tienen que tomar decisiones cada día, encontrar nuevos papeles, buscar dentro de si la manera de abordar la crianza de los hijos de la mejor manera posible. Los desacuerdos son normales, pero igual sientes que en vuestro caso son excesivos y que están empezando a afectar a vuestros hijos.

Preguntas frecuentes

¿Existe una manera perfecta o ideal para educar?

Creo que se puede encontrar una buena manera para una familia en concreto. Cada padre o cada madre encuentra la suya, en la que te sientes seguro y que es congruente con tus ideales, tu manera de establecer los límites y con tus valores.

Por tanto, aunque hay pautas educativas que vienen bien cuando uno está perdido la realidad nos dice que no todas las familias se sienten cómodas de la misma manera.

Cuando hay demasiados desacuerdos entre los padres pueden surgir problemas a la hora de establecer las normas en casa.

¿Por qué pueden surgir estas discrepancias?

Ten en cuenta que como dice la sabiduría popular, cada uno es de su padre y de su madre y, como tal, hemos recibido distintos tipos de educación. No sólo lo dicho, sino la manera de comportarse, lo que da vergüenza o no, la manera de relacionarse, si expresas tus emociones o las reprimes. En fin, hay mil y una cosas que traemos de serie. Por tanto, cuando una pareja pasa a ser padres aparecen nuevos papeles. De repente, te sorprendes diciendo aquella frase que juraste no decir y que repetía una y otra vez tu madre. O bien, crees firmemente una idea sobre la educación y la disciplina y sientes que tu pareja no ejerce como tal.

Sería entonces el momento de pararnos y hablar del tema para ver qué está pasando.

¿Qué podríamos esperar de las sesiones?

Pues mira, puede ser una ayuda para comunicaros, para comprenderos y, si es posible, para llegar a ciertos acuerdos. La verdad es que lo niños distinguen claramente y piensan con mamá puedo hacer este tipo de cosas o con papá no. Pero lo importante sería el ORDEN, que cada uno ocupe su lugar para ofrecer seguridad y predictibilidad a vuestros hijos. Entonces podréis tener diferencias pero intentar consensuar las cosas que para vosotros son verdaderamente importantes. ¿Qué uno de vosotros quiere venir y el otro no? Muy frecuente, pues vente y vemos cómo hacer. A veces se pueden hacer grandes cosas sólo con uno miembro de la pareja, y otras veces se puede intentar que el otro acuda si es necesario.

¡¡Animaos a consultar!!