¡Inscríbete en nuestra newsletter y ponte al día con las últimas novedades! Suscríbete ya

La sexualidad es una forma de expresión más en las relaciones de pareja. Se trata de un área muy sensible a alterarse cuando hay dificultades en la relación, aunque para algunas parejas, por más problemas que les surjan, se trata de un faceta conservada.

Preguntas frecuentes

¿Por qué surgen los problemas de la sexualidad?

Podríamos hablar de diferentes factores. Lo que está claro es que al tratarse de una respuesta compleja intervienen desde la educación sexual que recibí, hasta mi propia percepción (¿me siento atractivo/a?), la relación con mi cuerpo, mis expectativas, la existencia o no de tabúes, mi estilo de comunicación, si tuve alguna experiencia traumática… Y como no, todo eso en relación con el otro y con sus expectativas sobre qué sería una relación sexual satisfactoria. Igualmente existen factores que pueden ayudar a mantener el problema iniciado, como miedo a fracasar, sentirse culpable, no hablar de ello con la pareja, miedo a la intimidad o la falta de atracción.

Muchos profesionales opinan que las disfunciones en la sexualidad son resultado de una problemática más profunda en la relación (H. V. Dicks, 1970).

¿Cuáles son los problemas más frecuentes?

Falta de deseo, dificultades para llegar al orgasmo en hombres y mujeres, la búsqueda de relaciones de forma compulsiva, eyaculación precoz en hombres, vaginismo o dificultades para la penetración en mujeres o dispareunia, que sería sufrir dolor en el coito, dificultades de erección… Todo un sinfín de aspectos que pueden surgir.

En ocasiones, hay un problema físico que interrelaciona con lo psicológico. De hecho, muchos opinan que el mayor órgano sexual es el cerebro. Aquello que pensamos hace también que reaccionemos o no sexualmente.

En estos últimos años también encontramos con que muchísimas personas toman fármacos ansiolíticos y antidepresivos, que pueden afectar en la reducción de la libido. En algunas parejas se comienza por ahí y eso puedo generar otra serie de problemas (pensando el otro que le es infiel o que ha dejado de ser atractivo).

¿En qué consiste el tratamiento?

Nuestro objetivo sería ofrecer soluciones y maneras diferentes para resolver lo que te impide disfrutar. Desde entrenamientos en imaginación para que aprendas a fantasear, hasta que en pareja reaprendáis a acariciaros, hasta técnicas más específicas para problemas concretos.

El examen médico previo se recomendará en los casos que así se requiera, teniendo importancia problemas hormonales, efectos secundarios de fármacos u otras alteraciones físicas.

Tendrás un espacio de confianza, sin culpas, sin sentirte juzgado/a en el que hablar con naturalidad de lo que te ocurre e ir paso a paso encontrando lo que puede ayudarte. La motivación para el cambio y la colaboración franca resulta imprescindible para el éxito del tratamiento. ¡Anímate a consultar!