¡Inscríbete en nuestra newsletter y ponte al día con las últimas novedades! Suscríbete ya

Muchas parejas consultan porque tienen la sensación de que no pueden entenderse, que se enzarzan en discusiones interminables o que todo lo que dicen puede ser malinterpretado.

Preguntas frecuentes

¿Por qué se producen los problemas de comunicación?

Responder a esta pregunta sería la cuestión del millón. Habitualmente es estilo de comunicación responde a un momento de la relación. Cuando una pareja discute habitualmente por pequeñas cosas es que algo más está ocurriendo en su dinámica. También el silencio comunica. A veces a través del no decir se comunican muchos aspectos. Y, por mi experiencia, dan más problemas las cosas que no se dicen que las que se dicen.

Cuando se entra en la dinámica de que sólo nos decimos lo negativo, tenemos muy pocos intercambios positivos y además malinterpretamos todo lo que nos dice el otro la relación en general se ve muy alterada. Te suena, ¿no?

¿Qué puede estar pasando en la relación?

Las parejas pasan por una serie de crisis de crecimiento, positivas y sanas para su evolución (aunque en su transcurso se pase mal). Por ejemplo, puede ocurrir, que una pareja pueda hacer intentos de crecimiento, intentando expresar en alto su opinión, pero no saber cómo. O bien, entrar en luchas de poderes continuas.

En las relaciones se unen lo individual de ambos y la interacción, por lo que hay muchos aspectos que entran en juego: ¿qué papel ocupaba yo en la familia? ¿Y frente a mis hermanos en relación a mis padres? ¿Estoy intentando reproducir esto en mi relación?

En cada pareja habrá que analizar qué está pasando, cómo es la comunicación, hacia dónde queréis llegar y cómo podéis hacerlo.

¿Qué puedo esperar de las sesiones?

Según donde resida vuestra dificultad, trataremos de que aprendáis a comunicaros de una forma más sana. ¿Cómo? Primero evaluando qué está pasando. La función de la terapia no es dar la razón a ninguno de vosotros, sino que detectéis qué papel jugáis cada uno de vosotros en lo que os pasa. Sé que es más fácil pensar en el otro y sus problemas: es que él pierde los nervios, ella no me escucha… Pero lo más complicado sería preguntarse: ¿Y yo? ¿Qué puedo hacer yo para mejorar la relación? .

Para conseguir nuestros objetivos tenemos multitud de técnicas, a veces las sesiones son siempre conjuntas, a veces también se incluye alguna individual… Iremos construyendo vuestra propia forma de llegar a la expresión de vuestras opiniones, sentimientos y emociones de una forma que no ofenda al otro.

¿Te gustaría intentarlo?