¡Inscríbete en nuestra newsletter y ponte al día con las últimas novedades! Suscríbete ya

Blog

Pautas y consejos

¿Qué puedo hacer para vincularme con mi bebé en el embarazo?

Y pensaréis, ¿pero hay que hablar realmente de este asunto? ¿No es algo que “se da solo”? ¿Es necesario? Nos paramos a hablar del tema ya que efectivamente tiene una importancia, sobre todo preventiva. Mucho se habla del cuidado físico del embarazo, te pasas los meses observando lo que comes, eliminando ciertos alimentos, buscando una vida saludable, preparando cosas… Pero, lo más importante, el vínculo seguro con el bebé, ¿puede realmente cuidarse? Pues quiero agradecer a Patricia Roncallo, su genial charla en el Colegio de Psicólogos de Madrid, hablándonos en profundidad sobre este apasionante y desconocido tema. Aquí van algunas ideas…

1) ¿Cuándo empieza una mamá a ser mamá? Pues seguramente desde que piensas, imaginas al bebé. A veces, mucho antes de nacer. Para ello es necesario que en el embarazo puedas ir pensado en tu bebé, como un ser diferente a ti. Si te das cuenta, continuamente lo que hacemos es realizar atribuciones de su comportamiento: “es tranquilón, se mueve mucho, va a ser futbolista…”. Estas expectativas ayudan a crear un bebé imaginario en tu cabeza, muy importante para configurar el vínculo.
2) Las imágenes de las ecografías. Desde luego, cada vez nos proporcionan mayor calidad en las imágenes. Pues sí, verles la carita ayuda y mucho al vínculo, ya que mejora la capacidad de verlo diferente a nosotras, como una personita. Al igual que esos vídeos donde se ve una secuencia de movimiento, se trata de una forma de ir conociendo al bebé y darle un espacio en nuestra cabeza.

3) Sentirme segura y cubierta en mis necesidades. Algo que parece evidente, pero que tenemos que nombrar. Digamos que no puedo estar centrada en mi embarazo, si tengo otras preocupaciones importantes, ya sea problemas de pareja, asuntos cruciales de trabajo o dinero. Por tanto, una pareja saludable es un apoyo importante, o bien apoyo social percibido, por parte de amistades o familia. Hoy día tendemos a “apurar” demasiado el tiempo de permanencia en el trabajo hasta coger la baja. Los bebés necesitan un espacio para poder pensar en ellos con calma, un espacio en nuestra cabeza.

4) Deseo de proteger al feto y responder a sus necesidades, es decir, los cuidados frente al embarazo son un buen predictor de apego seguro.  Mantener conversaciones con él, ayuda y mucho.

Pero no siempre es posible todo esto. Es importante que también conozcas, que hay veces que las cosas se ponen más difíciles y que es normal que te cueste vincularte más:

– Si el bebé no ha sido planificado en un primer momento.

– Si tuviste una pérdida anterior.

– Si has tenido tratamientos de reproducción asistida, al principio puede que estés más cauta por el miedo a la pérdida.

En estos casos puedes consultar y hablar en confianza con un profesional, es importante darle forma y poder ir abordando los temas y preocupaciones que surgen.

Así que cuidemos nuestros embarazos, a las mamás y los papás… Todo lo que hagas hoy seguramente será un beneficio claro para el mañana.

Raquel Huéscar

Categorías: Apoyo en infertilidad y reproducción asistida, enBienestar, Nos cuesta relacionarnos con calma, Problemas con los hijos, Relación con los demás, Sana autoestima

Deja un comentario